Cadenas de nieve para tu coche

Cuando conducimos un coche la seguridad es el primer factor a tener en cuenta. Casi cualquier precaución que se tome es poca y, ante condiciones adversas, existen ciertos riesgos adicionales.

La conducción en terreno nevado es muy peligrosa, sobre todo si no se toman ciertas medidas. Por ello, desde Accesoriosyllantas os vamos a mostrar todas las alternativas disponibles en cuanto a cadenas de nieve, para que podáis circular de forma segura en este tipo de terrenos.

Cadenas de nieve para tu coche

Consideraciones sobre las cadenas

Las cadenas son un accesorio que deberíamos llevar en el maletero siempre que vayamos a hacer conducción sobre nieve (o creamos que puede darse la ocasión). Es muy común hacer una escapada en invierno a terrenos montañosos y, en la gran mayoría de ellos, las temperaturas son tan bajas que es frecuente ver nieve. Por ese motivo, las cadenas son un accesorio indispensable para aumentar la seguridad en este tipo de conducción.

Las cadenas de nieve se colocan en las ruedas motrices del coche (generalmente son las delanteras ya que muchos vehículos tienen tracción delantera). Sirven para aumentar el agarre del neumático sobre la nieve o hielo y, por lo tanto, evitamos derrapajes y frenadas largas.

Por supuesto, las cadenas de nieve no son un accesorio que permita hacer una conducción plenamente normal, como si el terreno estuviese despejado. Deberemos ir a velocidad moderada (unos 50 km/h) y tener las precauciones como si hubiese lluvia muy intensa. Ahora veremos los distintos tipos.

Cadenas de nieve para tu coche

Tipos de cadenas de nieve

Existen diferentes tipos de cadenas de nieve, sin embargo aquí trataremos tres: las cadenas de nieve clásicas, las profesionales y las textiles (o de tela).

  • Cadenas de nieve clásicas: Son las cadenas por excelencia. Tienen 9 mm de grosor y los eslabones tienen forma de “D”, además son muy fáciles de colocar y bastante seguras. Dependiendo del modelo, cuentan con un tensor que ajusta de forma rápida las cadenas a la rueda, si no se tiene que hacer de forma manual. Las que recomendamos son las Husky Classic y las Husky Butzi, dos modelos que cuentan con una excelente relación calidad-precio.

 

  • Cadenas de nieve profesionales: Estas cadenas son, como su propio nombre indica, para el sector profesional del automóvil. Tienen 16 mm de grosor, son muy fáciles de instalar y muy efectivas. Además, cuentan con acero inoxidable de alta calidad. Sin duda deben ser mucho más contundentes que las anteriores ya que se utilizarán bastante más. En este caso, recomendamos las Husky Professional ya que cuentan con una excelente calidad y fiabilidad.

 

  • Cadenas de nieve textiles: Son la alternativa perfecta si se hace un uso muy ocasional de las cadenas de nieve y no se quiere invertir en unas cadenas convencionales. Si creemos que nos vamos a encontrar con terrenos nevados y queremos estar prevenidos esta es la opción ideal. Ocupan muy poco espacio, son muy asequibles y son las más fáciles de montar y desmontar ya que cuentan con una goma elástica. Además, no generan vibraciones una vez que las estemos utilizando. El único inconveniente es que se desgastan más rápido, por ello son recomendables si se van utilizar muy pocas veces. Las Multigrip son un excelente modelo que garantiza calidad a buen precio.

 

  • Cadenas de nieve líquidas: Son la solución más socorrida en caso de que no dispongas de cadenas de nieve convencionales. Estas cadenas de nieve vienen en una solución en spray que se aplica directamente en el neumático. Te permiten realizar un trayecto muy corto (10 km o menos, dependiendo del modelo) y con poca nieve. En ningún casos sustituyen a las cadenas de nieve tradicionales, así que su uso está recomendado solo para una ocasión de emergencia.

Cadenas de nieve para tu coche

Recomendaciones finales

Hay una serie de recomendaciones en cuanto a las cadenas de nieve que se deberían seguir una vez que las hayamos adquirido. En primer lugar, jamás hay que utilizarlas sobre asfalto. Si tenemos equipadas unas cadenas de acero no solo se deteriorarán rápidamente, sino que dañaremos el neumático y probablemente la llanta. En el caso de las de tela, no le pasará nada a la rueda pero la cadena durará escasos kilómetros. Por lo tanto, una vez que abandones el terreno nevado, detén tu vehículo y quita las cadenas.

En segundo lugar, recuerda siempre revisar que las cadenas estén en buen estado, no te arriesgues a utilizar cadenas que puedan estar muy deterioradas. En este caso, podrías optar por tener siempre un recambio (como unas cadenas de tela si no quieres comprar las mismas dos veces), de forma que, si ves algo sospechoso en cuanto al estado, puedas usar otras que estén perfectas.

En tercer y último lugar, ajusta bien las cadenas a las ruedas. En el caso de las cadenas de tela y las que sean de acero y que cuenten con tensor esto es una tarea muy sencilla, sin embargo en aquellas que sean más funcionales deberás asegurarte que está perfectamente colocada. Tómate el tiempo que necesites.

Y, por supuesto, recuerda que la seguridad es siempre lo primero, contar con unas cadenas fiables, revisar que estén en buen estado y hacer un correcto uso de las mismas te ahorrará muchos sustos.

Cadenas de nieve para tu coche

¡Comparte este post si te ha gustado y síguenos para estar al día de nuestras novedades!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *